Un espacio personal de reflexión sobre la Historia y otras curiosidades.

domingo, 3 de julio de 2011

Justiniano y la recuperación del Imperio Romano.

Justiniano, 483-565.
Justiniano (Flavius Petrus Sabbatius Justinianus) fue emperador del Imperio Romano de Oriente entre los años  527 y 565 de nuestra era. Sucede a su tio Justino I, quien al no poseer descendencia lo asocia al trono.
Periodo de gran explendor cultural y político tuvo también importantes sombras.
En el plano político reformó y centralizó la administración, reforzando el absolutismo monárquico.
Puso fin a la guerra contra los persas sasánidas gracias a la "Paz Perpetua" (532), comprometiéndose al pago de un tributo anual. 
Una vez aseguradas las fronteras orientales se dedica a una de sus obsesiones, la restauración del Imperio Romano (“Renovatio Imperii Romanorum”) llevando a cabo importantes campañas militares. No cejó en el empeño de alcanzar el explendor de la Roma Imperial. Apoyado en grandes generales como Belisario y Narsés toma el reino vándalo del norte de Africa (535),  arrebata el suroeste de la península ibérica a los visigodos (554) y conquista italia a los ostrogodos (553), esto último no sin dificultades (20 años duró su conquista). 

Justiniano intentó la recuperación del Imperio Romano.

 Pero esta agresiva política exterior provocó importantes gastos al estado, lo que trajo consigo un aumento de la presión fiscal. Esto lo hizo muy impopular teniendo que hacer frente a una insurrección  conocida como la Revuelta de la Niká (532), la cual fue duramente reprimida (se habla de más de 30.000 muertos). Tras esto se afianza la posición autocrática del emperador, significando además su momento de apogeo político.

Santa Sofía, en la actual Estambul, Turquía.
En el plano cultural cabe destacar la importante labor constructiva que lleva a cabo, en un intento por emular a los grandes emperadores romanos del pasado. Magníficos ejemplos los constituyen Santa Sofía de Constantinopla o San Vital de Ravena.
Pero por lo que realmente destacó Justiniano fue por la codificación del Derecho Romano, lo que se llamó el "Corpus iuris civilis" (529-534). Fue redactado por un colegio de juristas dirigidos por Triboniano (jurista, estadista y estrecho colaborador de Justiniano) y estuvo compuesto por cuatro textos:
- "Codex Justinianus", una compilación de leyes imperiales vigentes.
- Pandectas o digesto, una recopilación de dictámenes jurídicos.
- "Institutiones", un manual para la enseñanza del Derecho.
- y Novelas, que fueron las leyes promulgadas por el propio Justiniano.
Este Corpus supuso una racionalización del Derecho que tuvo como consecuencia el reforzamiento del poder imperial, constituyendo, en adelante,  la base del Derecho imperial bizantino. Más tarde, allá por el siglo XI, este mismo Derecho formará el sustrato jurídico de los nuevos estados medievales europeos.

Entre los aspectos negativos de su reinado cabe mencionar las disidencias religiosas que se produjeron, sobre todo en torno a la naturaleza de Cristo. Justiniano persiguió a los seguidores de Arrio y de Nestorio, a los que se consideró herejes. Los primeros negaban la naturaleza divina de Cristo, mientras que los segundos  defienden la existencia de las dos naturalezas en Cristo, pero de forma independiente.
En el año 451 se convoca el cuarto Concilio de Calcedonia donde se declara herética la doctrina monofisita (defendían una sola naturaleza de Cristo, a la vez humana y divina), proclamándose la doble naturaleza defendida por San Agustín.

Teodora, esposa de Justiniano.
Por último no  podía finalizar el presente artículo sin hacer mención, aunque fuera en unas pocas líneas, a Teodora, la esposa de Justiniano. De origen humilde, se dice que fue acróbata de circo, pudo convertirse en emperatriz gracias a la derogación por parte de Justino I de la ley que prohibía los matrimonios entre personas de distintos estratos sociales.  Mujer de importante atractivo físico y dotada de una gran inteligencia, desempeñó un importante papel en las labores de gobierno. Su participación en la revuelta de la Nika fue decisiva para la resolución de la crisis a favor del emperador. Se convirtió en una de las figuras más influyentes sobre el emperador, constituyendo uno de sus principales apoyos.

No hay comentarios: